PROCESO DE ALQUILER DE UNA VIVIENDA

Una vez escogido el inmueble será necesario seguir los siguientes pasos para alquilarlo con todas las garantías:

1.- Paga y Señal. Es el importe que a veces se le puede exigir al futuro inquilino para reservar el inmueble. Este importe normalmente equivale a una mensualidad del alquiler y cuando se formaliza el contrato se convierte en parte de la fianza.

2.- Duración del contrato. Un aspecto fundamental en el alquiler de viviendas. El período mínimo obligatorio es de seis meses que se puede ampliar hasta un máximo de tres años. Transcurrido este tiempo, se puede pactar una duración superior.

Con la nueva normativa sobre el alquiler, el inquilino puede rescindir el contrato con un mes de antelación y siempre notificándolo debidamente al propietario.

3.- Pago de la fianza. La garantía que el propietario mantiene durante la vigencia del contrato. Se utilizará para hacer frente a los daños y desperfectos que puedan haberse producido durante el periodo de alquiler. Si no existen desperfectos, el importe se devuelve íntegramente al que fuera inquilino. Es el equivalente al importe de 1 mes de alquiler para todos los contratos de alquiler.

4.- Pago del mes en curso. En el momento de la firma del contrato el inquilino deberá abonar la primera mensualidad del alquiler.

5.- Garantía adicional. Se puede negociar con el propietario y supone una garantía de pago complementaria.

 

FIANZAS:

Viviendas: Una mensualidad de fianza Viviendas con muebles: Una mensualidad de fianza Locales comerciales: Dos mensualidades de fianza Oficinas: Dos mensualidades de fianza Parkings/Garajes/Trasteros: Dos mensualidades de fianza